Bolonia, una ciudad espiritual

Podemos considerar a Bolonia (Italia) como una ciudad espiritual. Y es que no solo fue lugar de nacimiento de Santa Catalina de Bolonia, patrona de los artistas, sino también destino de grandes acciones del padre Luis Faccenda.

Misionero de la Inmaculada


El padre Luis Faccenda perteneció a la misma orden franciscana que San Maximiliano Kolbe. Así fue que en Bolonia, asumió el compromiso para liderar el movimiento de La Inmaculada, dedicándose a consagrarse a Dios y a profundizar y difundir su entrega a la Virgen. Por otra parte, también en Bolonia fundó en 1954 el Instituto Secular de las Misioneras de la Inmaculada - Padre Kolbe, que hoy funciona en varios países. El padre Faccenda falleció en el 2005 también en Bolonia.

 

Conociendo Bolonia

 

En Bolonia podemos visitar la Basílica de San Petronio, la quinta más grande de todo el mundo.  “La Dotta”, “la Rossa” y “la Grassa”, son algunos de los apodos que hacen referencia a una urbe universitaria, de techos rosas que datan del Medioevo y de alta cocina. Hablamos de una ciudad “de naturaleza acuática” que está reivindicando sus características, ya que recientemente sus canales comenzaron a ser reconsiderados luego de ser soterrados en los años 50. 

 

Caminando por el centro de Bononia (como antiguamente la nombraron los romanos) podemos observar murallas medievales del siglo XIV. La Basilica Santuario di Santo Stefano, la Chiesa di Santa Maria della Vita, la Basilica di San Domenico, el Santuario di Madonna di San Luca, la Basilica San Francesco y las iglesias di San Giacomo Maggiore, di San Bartolomeo o della Madonna di Galliera merecen nuestro tiempo. Cualquier recorrido que emprendamos, podemos comenzarlo en la Piazza Maggiore, rodeada del Palazzo Comunale, la Basílica di San Petronio y el Palazzo del Podestá. Aunque tengamos en cuenta que los habitantes de Bolonia guardan una cábala: nunca pasar por su centro, solo por su perímetro, para evitar la mala suerte. 

 

Para quien gusta de panorámicas, la Torre degli Asinelli resulta parada obligatoria. Los amantes del arte también tienen su destino ideal en la ciudad, Bolonia alberga una pinacoteca con obras de algunos de los más grandes: Rafaello, Reni, Tintoretto, Vasari y Perugino, entre otros.

Artículos relacionados

Seleccione una temática de su interés