Dublín, una ciudad del pasado y del presente.

Con una combinación de rica historia religiosa, cultural y artística, la capital de la República de Irlanda es una de las joyas del Viejo Continente, sin nada que envidiarle a otras grandes ciudades.


Para cualquier turista que se encuentra en Dublín, la diversidad y el atractivo de los lugares a visitar en esta ciudad parece inagotable. Veamos algunos de ellos.


 


Barrio Georgiano


En el centro de Dublín pueden verse los característicos edificios de estilo georgiano, que datan del siglo XVIII y que todavía hoy se conservan ampliamente. Entre ellos, uno de los más destacados es la Oficina Central de Correos (GPO por sus siglas en inglés). En ese lugar, ubicado en la calle O'Connell, se produjo el acontecimiento más importante de la historia moderna de Irlanda: después del alzamiento protagonizado por los republicanos en la Pascua de 1916, se proclamó por primera vez la independencia de Irlanda del Reino Unido. A pocas cuadras de allí, del otro lado del Río Liffey, bares, cines y teatros famosos conviven en la zona conocida como Temple Bar, que concentra gran parte de la actividad cultural de Dublín.


 


Trinity College


Dublín es una ciudad literaria por excelencia. Hay pocas ciudades en el mundo que hayan sido la cuna y la escuela de tantos escritores célebres. Desde Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver, hasta los ganadores del Premio Nobel de Literatura Samuel Beckett, William Butler Yeats y Seamus Heaney, fueron cientos los escritores que caminaron por sus  calles y estudiaron en sus escuelas y universidades. Pero fue sin duda James Joyce el que inmortalizó la ciudad de Dublín con todo su esplendor y misterio, con sus libros Dublineses y Ulises.  


Es probable que nada de lo anterior hubiera ocurrido si no fuera porque Dublín es la sede de una de las universidades más prestigiosas del mundo: el Trinity College, donde estudiaron y enseñaron la mayoría de estos grandes escritores irlandeses. Su mítica biblioteca cuenta con más de seis millones de volúmenes, entre ellos uno muy especial: el Libro de Kells, considerado por los irlandeses su gran tesoro nacional. Este códice del cristianismo medieval contiene versiones en Latín de los cuatro evangelios, con prefacios, comentarios y un trabajo caligráfico exquisito. Lo que más destaca son sus ilustraciones, caracterizadas por su misterio y originalidad y consideradas obras maestras de la iconografía cristiana.


 


Catedral de San Patricio


Los irlandeses se encuentran entre los católicos más devotos de todo el mundo. Los niveles de asistencia diaria a misa están entre los más altos de Occidente. No es casualidad que la ciudad esté poblada de cientos de parroquias e iglesias que reúnen a gran cantidad de fieles. De entre todas ellas, ninguna se destaca como la Catedral de San Patricio.


Si es cierto que todo cristiano debería visitar Dublín al menos una vez en la vida, es sobre todo por esta Catedral. Fundada en el siglo V, cuando el santo patrono de Irlanda comenzaba su tarea evangelizadora en la isla, la Catedral fue remodelada a partir del siglo XII y alcanzó su forma actual alrededor de 1270. Junto a ella se encuentra el pozo sagrado en el que según los relatos de la época, San Patricio bautizó a muchos de los habitantes de la isla que gracias a su tarea evangelizadora habían sido convertidos del paganismo al cristianismo.


 


Fábrica Guinness


Los irlandeses no son solamente famosos por su devoción religiosa o su literatura. También son reconocidos mundialmente por su maestría en la preparación de cerveza. En el año 2000, la empresa cervecera Guinness fundada por Arthur Guinness en 1759, creó un museo dedicado exclusivamente a la historia de esta bebida.


En una visita al museo es posible realizar degustaciones de cerveza y de diversos platos de comida irlandesa, pero el lugar no es solo atractivo para los que disfrutan de la bebida y la comida, también es un fragmento importante de la historia de Dublín. Desde el Gravity Bar, ubicado en el séptimo piso, puede verse una de las vistas panorámicas más imponentes de la ciudad.


 


Dublín, una ciudad que no se agota en el pasado   


Por su arquitectura, por su historia religiosa, por su actividad artística, Dublín es una ciudad que nos conecta de una manera única con la cultura Occidental, y especialmente con la historia del cristianismo. Pero el encanto de esta ciudad no está solo en el pasado, durante las últimas décadas, Irlanda ha sido uno de los países más prósperos de la Unión Europea, lo que se refleja en la riqueza y la diversidad de la actividad cultural que se desarrolla hoy en Dublín. Esa es otra de las razones por la que hoy recibe a tantos peregrinos de todas partes del mundo.





 

Artículos relacionados

Seleccione una temática de su interés


CFT:0,00%
CARTERA CONSUMO. Promoción válida en la República Argentina, para compras abonadas en hasta 12 cuotas sin interés con Tarjetas de Crédito “Visa” y/o “MasterCard (Las Tarjetas de Crédito) que integren un paquete de productos del Banco. No acumulable con otras promociones y no válidas para Tarjetas Corporativas ni tarjetas emitidas en origen por Cordial Compañía financiera S.A. (1) Servicios turísticos brindados por 1915 VOYAGES S.A. - Ciudad de Buenos Aires - Cuit 30-71210448-8 - Leg 15.370 EVT - Inscripto en IGJ 1849615. Se aplicará: Tasa Nominal Anual: 0,00% - Tasa Efectiva Anual: 0,00% - Costo Financiero Total Efectivo Anual (C.F.T.E.A) 0,00%. Ej.: Si compra un producto por $90.000, en 12 cuotas, del 1er. al 12avo. resumen se verá reflejado un consumo de $7.500 en cada uno de ellos. Banco Supervielle S.A. (el ”Banco”), Bmé. Mitre 434 - C.A.B.A., Cuit 33-50000517-9, Inscrip. IGJ N°23, F° 502, L. 45, T° A de Estatutos Nacionales.